20 de junio de 2010

El día que fui Jesús

En realidad el título de este post no hace justicia. Debería decir «Los días que fui Jesús». Pero no me quiero adelantar, vamos desde el principio.

No tengo muchas dotes de actor, me pongo nervioso cuando hay mucha gente mirándome. Por la misma razón, me cuesta hablar en público, o en un grupo, o ser parte de cualquier actividad en la que tenga un cierto protagonismo. Esto es algo que me gustaría mejorar y desde muy chiquito suelo usar el mismo mecanismo para afrontar este tipo de situaciones: ir "a por ellas". No evitarlas. Al contrario. Lo mismo hago con otras cosas y me suele dar buenos resultados. Por supuesto, no lo hago siempre, es un poco agotador y no siempre tengo ganas de atravesar el proceso.
En el caso de la actuación, desde chiquito hice alguna que otra aparición. Como actor me moriría de hambre, pero bueno, en general me gustaba ser parte de obras pequeñas. Así, fui cazanfantasma en la primaria (no me acuerdo cuál), Roger (de 101 dálmatas) con la clase de inglés, una nena de 4 años en jardín de infantes con la clase de italiano, y varios personajes más.
Pero hoy quiero contar puntualmente sobre un personaje, del cual tengo fotos: Jesús.
No soy católico (bueno, sí estoy bautizado), y antes sí lo era más, así que ya casi no hago protagónicos como Jesús, lo hice más cuando era chico. Acá va la historia.

Cuando era chiquito actué en algún acto de la iglesia local, pero la memoria no me sabe confirmar si actué de Jesús o de alguno de los reyes magos. Tampoco encuentro la/s foto/s del evento, no sé dónde habrán quedado después de un par de mudanzas... así que contabilizo esta vez como media vez que fuí Jesús.

Después, ya de grande, hice de Jesús en una procesión de la parroquia de mi ciudad, creo que en 2002. El cura es amigo de mi mamá y le preguntó si yo me animaba a hacer de Jesús en la procesión de semana santa, así que yo dije que sí. Me tuve que disfrazar, montarme arriba de un burro (de costado, muy difícil), caminar un par de kilómetros arriba del burro a la vez que iba moviendo un ramo de olivos. La gente me tocaba (en el bueno sentido, che!), y hasta incluso algunos me preguntaban si los podía confesar! Fueron mis amigos, y mi madre, a verme. Cuando terminó la procesión, tenía que mover el ramo de olivos hacia un lado y hacia otro, y la gente me seguía! Creo que fue el momento en que más poder de convencimiento experimenté!
No me creen, ya lo sé. Pero abajo están las fotos, que seguramente ya han visto:





La siguiente vez que me disfracé de Jesús fue este año, para carnaval. Nos había invitado un amigo a una fiesta de disfraces, cosa que no me hace mucha gracia, así que hasta último momento no quería ir. Ergo, no había preparado ningún disfraz. A último momento, cuando casi me empujan para ir, tuve que improvisar un disfraz con lo que tenía en casa. Así que con una sábana, una tela de color rojo, mis franciscanas y un par de cosas más y me disfracé de Jesús. Fíjense en la foto que la cruz es un pedazo de cartón recortado y la corona son las lucecitas de navidad que teníamos en casa. Yo conectaba las luces al enchufe, la corona se encendía y yo bailaba (o intentaba) al ritmo del parpadeo de la corona.
Esa noche me gané el premio a «Rey de la noche», despúes de una difícil contienda. La pizca que puso la balanza a mi favor fue la corona de luces. Acá la foto:



La última vez que fui Jesús no quedó documentado... fue en la clase de català, en un juego donde cada uno era un personaje famoso. Y fue pura casualidad, los personajes eran repartidos al azar y de unas 20 personas, a mi me tocó Jesús!

PD: feliz día de la bandera, en Argentina!

4 comentarios:

Javier Darsie dijo...

A mi no me joden, el de la segunda foto es el mismísimo Jesus disfrazado de Maxi

mazlov dijo...

Hermano mío, tú lo has dicho.

waldo dijo...

Yo estuve en uno de ellos, y sé lo que es estar cerca del Señor.

glo dijo...

Maxi, "actuaste" de rey mago junto a Juan Vedovato y otro chico de quien no recuerdo el nombre (prometo buscar la foto), y en el 2003 cuando papà y Ema ya estaban en Italia de Jesùs. se ve que Jesùs te busca o te persigue depende la òptica, jajaja. bueno el comentario de Waldo.