12 de mayo de 2009

Spaghettis con tuco

Estuve viendo El Padrino 1 y 2, y la sangre italiana que tengo se emocionó al ver que en la primera parte están cocinando un tuco. Me acordé de las ollas gigantes de tuco que hacía mi abuela (hija de italianos): hervía durante unas cuantas horas, 4 o 5. Así que hace un par de domingos aproveché y me hice unos fideos con tuco, improvisados, claro está.
Con unos cuantos tomates, lo más maduros posible, un poco de pollo (o carne), hongos, un par de hojas de laurel, pimiento, y algunas cebollas:


Se dora la cebolla, el ajo, el pimiento sin piel, el pollo cortado en trozos y los hongos. Luego, se le pone el tomate sin piel (para quitar la piel, ver acá). Se condimenta a gusto; yo uso sal, pimienta y pimentón. También, como dicen en El Padrino, un chorro de vino tinto. Se deja hervir mucho tiempo (unas horas?), se le agregan unas arvejas:



Se deja un rato más. Mientras más tiempo, más se deshace el tomate. Cuando ya esté (este punto es subjetivo), se utilizan los spaghettis previamente hervidos en agua con sal, se sirve, y se le agrega queso rallado:


Me gustó el resultado, pero el sabor no se le acerca al tuco de mi abuela... tengo que seguir practicando :) Ah, y hacer fideos caseros mientras se cocina!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

de cual abuela hablas???? ja ja.... xq se lo lei a esta abuela... pero dice que arvejas noooooo... !! ja ja......... bsos primo.. mariana

mazlov dijo...

Mmmm, es verdad. No sé de dónde saqué las arvejas, quizás de las milanesas napolitanas.
Y el resto de la receta? está más o menos bien?
Un besote, muchos cariños a los abuelos!

Juan dijo...

Me hiciste dar hambre. Se ve bien.