19 de octubre de 2008

Receta: Gazpacho improvisado


Cuando viví en Córdoba (el de Argentina), y compartí departamento con amigos, creamos un nuevo tipo de cocina: la cocina improvisada. Básicamente consistía en cocinar improvisando, sin saber o seguir al pie de la letra las recetas.
- Y vos qué decís, le pongo dulce de leche al guiso?
- Y dale, probá.

Muchas veces quedaban cosas comestibles y hasta sabrosas. Es todo un nuevo movimiento que ha ganado miles de adeptos a nivel mundial. Es más, cuando se tuvo que traducir al inglés, se utilizó improved kitchen en lugar de la traducción literal improvised kitchen.

En este post, voy a dejar receta de un riquísimo gazpacho preparado bajo los preceptos de la cocina improvisada.

Ingredientes
Para el gazpacho improvisado se necesitan, más o menos, los siguientes ingredientes:
  • 6 tomates bien maduros
  • 2 rodajas de pan negro
  • 1 diente de ajo
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias bien pequeñas
  • Sal (pero no cualquier sal)
  • Vinagre
  • Aceita de oliva
Otros elementos incluyen una sartén, una licuadora (aunque sea de mano), un recipiente para poner el gazpacho resultante, un rallador, cuchillos, etc, etc.

Por supuesto, si no tiene alguno de los ingredientes, o hay alguno que lo gusta, o tiene alguna otra cosa que le quiera agregar, la idea es que improvise. Esta receta es más bien una guía :)

Es muy importante que despelleje a los pimientos y a los tomates, sino quedará la piel en el gazpacho, que tiene la mala costumbre de pegarse al paladar.
Como primer paso, ponga una sartén a calentar, sin aceite. Mientras tanto, lave bien el pimiento y séquelo. Mójese las manos con aceite (no hace falta que sea de oliva) y lo manosea bien manoseado. Que quede todo cubierto de aceite. Una vez listo, lo pone en la sartén y continúa leyendo la receta (ojo, ahora tiene las manos llenas de aceite... así que cuidado con el teclado y el mouse de la computadora desde donde lee esto!).
Cocinar de este modo el pimiento tiene el doble beneficio de proporcionarle un sabor exquisito y de que sea bien fácil sacarle la piel. Asar el pimiento es la parte que más tarda. Así es como queda el pimiento en la sartén:



Por otro lado ponga agua a hervir. A los tomates, les hace unos cortes bien delicados sobre la piel. Cuando el agua esté hirviendo, apaga el fuego y pone los tomates un minuto en el agua y los saca. Esto hace que sea muy fácil pelarlos. Mientras tanto, vaya girando el pimiento para que se cocine poco a poco. Esta foto muestra cómo se deben hacer los cortes en la piel del tomate y cómo queda un tomate sin la piel:


Una vez que haya pasado por el agua hervida todos los tomates, les quita la piel (notará qué fácil que resulta), los corta en trozos tratando de no desperdiciar su jugo y los pone adentro de la jarra o licuadora.



Ponga las 2 rodajas de pan en agua, a remojar. La cantidad de agua no tiene que ser mucha: puede llenar un plato hondo y remojar allí mismo el pan. Esta agua será utilizada para el gazpacho, así que trate de utilizar agua potable.


Mientras tanto, vuelva a girar el pimiento, para que se vaya asando en todos sus lados. Recuerde ir girando el pimiento Ud. mismo de ahora en más.

Ahora pele el ajo, córtelo en trozos bien pequeños, y póngalo en la jarra junto al tomate. Lo mismo con la cebolla. Pele las zanahorias, y utilice un rallador para la misma, así obtiene tiras bien finitas, y también las agrega a la jarra.
El pan ya tuvo suficiente tiempo en el agua: póngalo también en la jarra (en trocitos). Y el agua del plato donde estaba el pan, también. Agréguele un buen chorro de aceite de oliva y de vinagre, a gusto. También le agrega la sal, a gusto.
Debería quedar más o menos así:



Sigua cocinando el pimiento, girándolo cada cierto tiempo, hasta que quede todo negro:



Lo saca del fuego y le quita toda la piel. Tira a la basura las semillas, las partes más blancuzcas que están dentro del pimiento y el palito.
La mitad del pimiento (lo que quedó de él) la corta en pequeños trozos y lo agrega a la jarra.
Ya está todo listo para usar la licuadora:



Ahora es cuestión de picar todo hasta que quede un líquido homogéneo. Es posible que le falte un poco de agua o de sal, así que le tendrá que ir agregando a gusto.
El gazpacho queda así:


¡Listo! Lo pone en la heladera y, mientras se enfría, se prepara una excelente picada utilizando la mitad de pimiento que le quedó :)

Ahora, una cosa que no puede faltar, ni reemplazarse, es la sal. Tiene que utilizar esta sal, sino le quedará mal:


Españoles: en el Carrefour se consigue.

Si lo hacen, me cuentan qué tal les quedó.

PD: algunas recetas incluyen pepino, pero a mí no me gusta, así que lo hago sin.

3 comentarios:

StyXman dijo...

wii, gazpacho, ahora que se viene el veranito, al menos acá en el hemisferio sur... una cosa, hermano, te quedó larguíiisima la receta! gracioasa, si, pero larguíiiisma. si es tan fácil: "meta todo en la picadora, luego agregue el pan remojado, los tomates pelados y el pimiento semifrito. servir frío. cómo, ¿no sabe pelar los tomates? ¡busquelo en google, que para eso está!"

mazlov dijo...

Jjajaja, bueno, es verdad. Cuando uno escribe (al menos yo) no se da cuenta... y quedó largo :) La idea también era ir poniendo alguna foto para que quede más cheto.
Chango, un abrazo grande! Avisá si hacés gazpacho :D

Javi dijo...

Maxi:

El gazpacho es genial, yo también ya lo disfrutaba aún en mi Buenos Aires natal (eso sí, para mí el pepino es infaltable, y otra cosa que agrego es pan lactal tostado, cortado en trozos, para mojar en el gazpacho ya hecho).
Me puse al día ayer con todo. Muy bueno el post de la traducción de calles "Made in Catalunya".
Yo también por fin actualicé. Cuando quieras date una vuelta, pero tomá aire porque es un post de los larguitos...

Un abrazo!